Cómo crear la habitación de tu peque a medida

La vida da muchas vueltas y lo que hasta hace poco era un apartamento de soltero o de soltera muy cómodo y perfecto para tu estilo de vida se acabó convirtiendo en el nidito de amor con tu pareja y, ahora, en el hogar de tu familia con ese niño que viene en camino. ¿Te suena esta situación? Muchas personas se ven así cuando nace su primer hijo y deben adaptar una habitación que hasta hace poco era un estudio o incluso una habitación para trastos en un bonito dormitorio para el bebé.

Los muebles a medida son la mejor solución cuando el espacio del que se dispone no es mucho o cuando la habitación no tiene unas formas que permitan colocar un mueble convencional aprovechando bien los huecos. No se puede desperdiciar ningún rincón para que pueda haber todo lo que tiene que haber en el dormitorio y quede un cierto espacio para que el niño pueda jugar.

Una cama con mueble a medida

Lo primero que hay que lograr encajar en la habitación es un mueble con una cama que sea a medida y que aproveche al máximo el hueco del que se dispone, contando con armarios y con espacio para almacenaje.

Al realizar un mueble a medida no hay por qué reducirse a los formatos clásicos, sino que se pueden improvisar nuevas formas aprovechando esquinas o incluso jugando con la luz para que la habitación se vea más luminosa y grande. Si el espacio es muy reducido incluso puedes pedir que te diseñen un mueble con cama abatible para poderla recoger durante el día, dejando mucho más sitio para juegos.

¿Cama alta o cama baja?

Actualmente, está de moda jugar con camas a gran altura para aprovechar el hueco debajo. Pero con niños pequeños no nos parece lo más seguro ni lo más aconsejable, por lo que recomendamos diseños de cama baja y que el espacio para almacenar quede encima, siendo así más seguro para el pequeño subir o bajar de la cama solo.

Los muebles a medida pueden aprovechar toda la altura de la habitación, creando espacios de almacenaje que lleguen hasta el techo para que se pueda guardar toda la ropa de cama o la de otras temporadas.

Además del mueble de cama con sus armarios, recomendamos crear un espacio para poder guardar los juguetes que, pasado el tiempo, pueda sustituirse por un escritorio para estudio, donde el niño pueda tener todas sus cosas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *