Cómo mejorar el descanso de los más pequeños

A todos nos preocupa el descanso de nuestros hijos. Queremos que duerman bien para que durante el día puedan afrontar todos los retos que tienen por delante. Y, no vamos a negarlo, porque si ellos duermen también nosotros descansamos.

Muchas madres nos levantamos varias veces a lo largo de la noche para comprobar que nuestro hijo está bien arropado. Nos aterra que pueda coger frío porque sabemos que eso puede ocasionar muchos problemas de salud.

Por eso, en el momento de hacer el cambio de la cuna a una cama nos preguntamos cuál será la mejor solución para que nuestro hijo duerma caliente durante toda la noche. Yo he apostado por la que considero una excelente combinación: los pijamas tipo pelele y las fundas nórdicas infantiles.

Los pijamas pelele la mejor opción

Los pijamas pelele son estos pijamas de cuerpo entero que garantizan que el niño no va a dormir con los riñones al aire toda la noche. Es cierto que tienen el inconveniente de que el niño necesita un poco de ayuda para ir al baño, pero mientras son pequeños lo más seguro es que la pidan igualmente.

Estos pijamas los he encontrado en versiones muy divertidas y muy económicas y gustan a la mayoría de los niños. Son también perfectos para ponerles y estar por casa.

Las fundas nórdicas las más cómodas

Los rellenos nórdicos son, para mí, el mejor invento para el invierno. No pesan, dan el calor que se necesita y si se escoge un modelo de calidad no hay problema de que la cama se humedezca por el sudor.

Las fundas infantiles son ideales para cualquier habitación de un niño, las hay con todo tipo de motivos, tanto para los que todavía siguen siendo más bebé que niño como para aquellos que ya tienen sus propios ídolos de la tele y les encanta que formen parte de su cama. Personalmente las escojo siempre de una buena marca para garantizar que va a tener suficiente calidad y que no resultará áspera ni hará bolitas con los primeros lavados.

Mi truco personal es comprar una funda una talla más grande que el relleno, de esta manera  sobra tela para poder meter bajo el colchón y sujetarla con total seguridad para que no se deshaga la cama por la noche. Incluso se le pueden poner unas presillas en los lados para colocar un par de gomas elásticas por debajo del colchón y garantizar así que no se destapará el niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.