Consejos para resistir a tu embarazo veraniego

Más cansancio, más desgana y menos energía. Si eres de las (des)afortunadas mujeres que disfrutan de su embarazo durante el verano, no te preocupes, a continuación te traigo algunos consejos para que tu embarazo veraniego sea un poco más llevadero. ¡Toma nota!

Hidrátate correctamente

Una correcta hidratación evita la retención de líquidos. Además de aliviar el calor, eliminarás toxinas de tu organismo y prevendrás la aparición de edemas.

Haz un buen desayuno

Vale, puede que exageren con eso de comer por dos… pero una buena alimentación durante el embarazo es muy importante. Dicen que el desayuno es la comida más importante, por eso incluye cereales, lácteos y fruta para tener todos los nutrientes necesarios para afrontar el día con energía.

Practica ejercicio de forma moderada

No se trata de que te conviertas en mamifit, pero la práctica de ejercicio nos ayuda a mantenernos en forma y a tener más energía. Opta por ejercicios suaves como las caminatas, el pilates o yoga para embarazadas o la natación. Además, puedes aprovechar el agua fría de la piscina o del mar para aliviar la pesadez de piernas.

Usa ropa ligera

Es importante que lleves ropa con la que te sientas cómoda y un calzado adecuado. Opta por zapatos cómodos que no sean demasiado altos pero tampoco completamente planos, de esta forma evitarás dolor en las piernas o en la zona lumbar.

Protege tu piel

Los cambios hormonales hacen que la melanina esté más activa, de modo que es más fácil que se pigmente la piel. Durante el embarazo es común que aparezcan manchas y sensibilidad, así que no te olvides de usar protector solar aunque el día no esté muy soleado. También se recomienda evitar la exposición al sol en las horas centrales del día e hidratarla como de costumbre.

Descansa

Con el calor la sensación de cansancio es aún mayor. El embarazo es la excusa perfecta para dormir como un oso panda, así que aprovecha y duerme una buena siesta o levántate tarde. Pon las piernas en alto o realiza baños de agua fría para evitar la sensación de fatiga.

Consume comida ligera

Consume alimentos fáciles de digerir y con altos niveles nutritivos. El consumo de fruta fresca refresca, ayuda a reponer las sales minerales perdidas y nos aporta fibra. Evita especialmente realizar cenas muy copiosas ya que perjudicará el descanso nocturno.

 

Si además estás de vacaciones y estás pensando viajar toma los siguientes consejos:

Si vas a viajar en coche descansa cada dos horas y aprovecha para orinar y para mover las piernas. Hazte con una almohada de viaje y evitarás posibles dolores de cuello.

Si el viaje es en barco, ten en cuenta que muchas compañías no te aceptarán si estás en las últimas semanas de embarazo. El mejor momento para viajar en barco es durante el segundo trimestre.

Si viajas en avión, necesitarás un informe médico que te permita viajar a partir de la semana 28. Se desaconseja viajar a partir de la semana 32 si el embarazo es múltiple y a partir de la 36 si es un solo bebé.

Y recuerda, lo más importante es te cuides y disfrutes de tu embarazo.

¿Cómo sobreviviste a tu embarazo veraniego? ¡Cuéntame!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *