custodia compartida

La custodia compartida: Algunos consejos

Se conoce como custodia compartida como la situación legal donde ambos progenitores ejercen custodia legal sobre los hijos. Esta situación se da cuando existe un caso de separación o divorcio. La custodia legal, ejercida por los progenitores en igualdad de condiciones, está sobre los hijos menores de edad.

Por otra parte, los beneficios de la custodia compartida son muchísimos. Desde la seguridad que sienten los niños hasta el tema de implicarse en la vida de ellos. Según estudios, la custodia compartida se otorga en el 28.3% de los divorcios y separaciones. El número de custodias son concedidas a un número exclusivo de padres y madres. Esto varía dependiendo de la ubicación geográfica y la cultura del país.

La custodia compartida puede diferenciarse: custodia compartida conjunta o custodia compartida de carácter alterno, en función a las medidas del juez.

En la custodia compartida conjunta, ambos progenitores conservan sus deberes y derechos. Allí se ve implicado el desarrollo responsable de la paternidad. Es decir, los niños se desarrollan como si convivieran con la familia normalmente, no notan siquiera esa condición. Cabe destacar que no todo es como se pinta muchas veces. Existen algunos inconvenientes que podrían hacer una mala jugada al recurrir a este asunto legal.

¿Inconvenientes para los hijos o los padres?

La mayoría de problemas, o mejor dicho, su totalidad, está dirigido hacia los padres. Pero, ¿por qué? Los asuntos de los padres pueden estar llenos de disyuntivas que traen algunas veces problemas. Entra, por ejemplo, el tema de vivir cerca. Si ambos no tienen una relación pacífica, esto supone una gran molestia.

También está el tema del gasto. No basta con tener un espacio vital lleno de alimento y objetos necesarios para tu hijo. Si ejercen la custodia compartida, quiere decir que hay que mantener ambos hogares. De aquí nace un sub-problema: la inestabilidad de el/los niños.

Consejo para una custodia compartida

Nunca estar solos en un proceso tan complejo como este. Si es necesario pedir ayuda, no lo duden jamás. El encuentro con un profesional solucionará los problemas que vayan presentando a medida que avanza el tiempo.

Nunca está demás tener una cita con alguien que maneje bien los asuntos legales y esté al tanto de todo. Él mismo proporcionará un espacio agradable, de escucha y diálogo mutuo. De esa manera se llegará a una solución adecuada para aquellas variables que muchas veces se escapan de las manos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *